Turno de los durillos

Ya está acabando el invierno y algunas de las plantas no tardan en despertar de este reposo invernal, muchos almendro ya anuncian la primavera con sus fragantes flores blancas o rosas, o algunos bulbos de invierno comienzan a dar color nuestros bosques y jardines aún adormilados.

Floración del Durillo en Bejís (Castellón)

Entre las plantas que se encuentra en plena ebullición de color son los durillos (Viburnum tinus), este arbusto perenne se reserva para florecer a finales del invierno, cuando apenas hay flores en nuestro paisaje. Así pues toma el protagonismo en esta época y bien agradecido por la ausencia de flores en varios meses, ya que anuncia la llegada de las buenas temperaturas.

Frutos del durillo (Viburnum tinus)


Este arbusto perteneciente a la familia de las Adoxáceas, como el Sambuco, posee flores blancas pequeñas reunidas en inflorescencias parecidas a las umbelas pero de gran tamaño. Florece para los meses de febrero-marzo, pudiendo adelantarse y atrasarse dependiendo del clima. Tiene hojas opuestas, grandes y anchas, relativamente duras y brillantes por el haz, cuando son adultas son de color verde oscuro.

En jardinería se emplea mucho como seto, aunque también como ejemplar aislado o en conjunto con otros arbustos.

Flores muy atractivas para diversos insectos

Se adapta muy bien al cultivo en maceta, resistiendo muy bien las bajas temperaturas. Requiere de un suelo mullido y húmedo, soportando los arcillosos. En general crecen a la sombra de otras plantas, pero puede crecer a pleno sol, con el riesgo de que las hojas nuevas se vean reducidas de tamaño por exceso de iluminación.

Durillo de El jardin de margarita 

En jardinería se emplea un tipo de durillo de hoja más pequeña perfecta para setos, aunque para ejemplares aislados o en grupos prefiero una variedad que se cría en el levante de la península de hojas mucho más grandes y lustrosas.